¿Qué es el porcentaje de rebote? Podríamos considerarlo como uno de los valores menos intuitivos de los muchos que nos ofrecen las estadísticas web. Y es una de las preguntas estrella de nuestros clientes cuando reciben nuestros informes de seguimiento.

Hola, chicos, hemos visto el informe semanal y vemos que tenemos un porcentaje de rebote del 25,90%, ¿qué significa esto?

porcentaje-de-rebote

Qué nos dice Google

Ya que es un concepto manejado por Google, dejemos que lo expliquen ellos: “El porcentaje de rebote es el porcentaje de sesiones de una sola página, es decir, sesiones en las que el usuario ha abandonado su sitio en la página de entrada sin interactuar con ella“.

Traduciendo

Es decir, el porcentaje de rebote indica cuántas visitas a nuestra web se han limitado a una única página. Debemos tener claro previamente qué es una web y qué es una página: nuestra web se compone de un montón de páginas. Así que, si tenemos un porcentaje de rebote del 26% quiere decir que 26 de cada 100 visitas a nuestra web, se han limitado a ver una única página. Ojo, que esta única página vista en la visita no tiene por qué ser nuestra página de inicio. Esto a veces lo damos por hecho de forma equivocada (otro día hablaremos de las páginas de entrada).

Más allá de lo que es, ¿qué información nos aporta?

Bien, ya hemos entendido lo que es el porcentaje de rebote, pero, ¿qué nos aporta su valor? ¿Un valor elevado es negativo? ¿Debemos fijarnos en este valor, y en su evolución, o despreciarlo?

Hagamos el camino al revés

Desde nuestro punto de vista, con el porcentaje de rebote hay que hacer el camino el revés: en vez de observar el dato en nuestra web, y ponernos a pensar si es bueno o malo, deberíamos hacer un ejercicio previo, y pensar: “Veamos, teniendo en cuenta que conozco perfectamente mi web, y —lo que es más importante—, lo que espero y busco con ella, ¿qué porcentaje de rebote espero tener?“.

Veamos varios ejemplos prácticos (y un poco extremos).

Caso 1: lo que busco con mi web es que los usuarios vean el mayor número de páginas que sea posible y que dediquen el mayor tiempo posible

Pues nos podemos contestar que esperamos tener un porcentaje de rebote bajo, ¿verdad? Si lo que buscamos es que los usuarios vean muchas páginas, cuanto más bajo sea el porcentaje de rebote, mayor éxito de mi web.

Caso 2: lo que busco con mi web es que los usuarios contacten conmigo, y para ello, he puesto el teléfono, de forma muy visible, y en todas las páginas.

En este caso, el porcentaje de rebote que esperamos recibir es un porcentaje elevado, puesto que si un usuario llega a mi web (a la página que sea), observa que es la web que estaba buscando (el producto, marca o servicio que estaba buscando), y localiza rápidamente el teléfono, en este caso no tendremos por qué considerar como algo negativo un porcentaje de rebote elevado.

Ni blanco ni negro

Decimos que son 2 ejemplos un poco extremos porque, en la mayoría de los casos, querremos conseguir las 2 cosas: que los usuarios visiten el mayor número de páginas y que vean rápidamente cómo contactar con nosotros. Así que, ¿siguientes pasos a dar?

Observar el resto de datos, y el detalle

Nuestra recomendación es abrir el campo de visión, y utilizar el dato de rebote en conjunto junto con el resto de datos: tiempo en la página, páginas por sesión, etc. Y lo que es más importante, pensar siempre que nuestra web es un conjunto de páginas, y que cada página puede comportarse de forma diferenciada. Deberíamos analizar por lo tanto cada página por separado (o por grupos de páginas similares) y hacer el camino al revés: ¿qué porcentaje de rebotaje espero tener en esta página en concreto?, ¿es más elevado de lo que esperaba obtener? A trabajar para conseguirlo.

Por último, según la Wikipedia, su fórmula es:

{R_b} {{=}} left ( frac{T_v}{T_e} right )

Donde:

  • Rb = Tasa de rebote
  • Tv = Número total de visitas que visualizan una sola página web
  • Te = Número total de visitas a la página web.